Oraciones para cuando te sientas triste

Dios quiere que seamos personas que siempre estén felices, ya que él nos ha creado para vivir una vida plena, aunque a veces tengamos situaciones que puedan parecer difíciles, es muy importante tener presente que todo lo podemos lograr si estamos con él. Solo a través de dios podemos alcanzar la verdadera felicidad y es por eso que nuestros problemas no deben de agobiarnos.

El corazón de todos los hombres y mujeres está siempre deseoso de la alegría, de cada familia e individualmente, la alegría de tener a Dios en nuestra vida, aunque a veces expresemos tristeza y no sabemos cómo enfrentarla e incluso, en algunas oportunidades lleguemos a creer que estamos derrotados.

Estas son las mejores oraciones para librarnos de la tristeza gracias al poder de Dios:

Oración para tratar el desánimo de las personas

Oh señor Jesucristo y Dios que siempre están presente en cada paso que realizo en mi vida, en esta oportunidad me he dirigido a ti para pedirte que por favor me ayudes con esta dificultad que estoy padeciendo.

Sé que el llamado de Dios es para vivir en serenidad, gozo y alegría, acompañados de la paz incluso cuando sintamos que no estemos agobiando por lo difícil que puede resultar ser sobrellevar el estrés diario, por eso te he pedido hoy que pongas tus manos en las llagas que hay hoy en mi mente, para que seas capaz de liberarme de la melancolía y tristeza que estoy padeciendo.

El día de hoy te pido solamente que por medio de tu gracia puedas devolverme la felicidad que existía en mi vida, ayudándome a olvidar aquellos recuerdos amargos que acechaban mi pasado, y como lo he dicho, estos recuerdos son pasad o y ya no quiero tenerlos más en mi memoria ni que puedan seguir atormentándome como lo han venido haciendo durante este tiempo.

En tus manos Dios dejo lo que me pasó y lo que me pasará a continuación, lo que pasarán mis seres queridos y lo que hemos sufrido y vivido plenamente cada uno de nosotros. Te entrego todas las preocupaciones que `pueda sufrir en un mañana, aunque ese día todavía no haya llegado y solamente exista en mi imaginación.

Te pido el poder para poder vivir y caminar a tu lado, en la alegría y la esperanza, aumentando mi confianza en mí mismo y el regocijo en mi alma vivida en la alegría del catolicismo.

El señor Dios, que nos guía en todo nuestro camino, en lo que hicimos, lo que haremos y que nos convierte en responsables de nuestro propio futuro, pero gracias a él es que somos capaces de lograr nuestras metas. Hoy te pedimos que tomes mi existencia sobretodo en estos momentos que estoy viviendo en situación de tristeza y en ocasiones me sienta desesperanzado, para que puedas ser capaz de ayudarme a quebrantar todo aquel recuerdo malo o necesidad que tenga que me esté agobiando, para así desarrollar de nuevo mi vida como era antes, unida en el amor a cristo, a la felicidad, la alegría y el Gozo

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *